Thursday, July 21, 2016

Schwarber por Chapman, un cambio que hace sentido

Por Sadiel Lebrón

Dellin Betances, Andrew Miller y Aroldis Chapman.

Le llaman la "Sagrada Trinidad del Humo", tiene un total combinado de 192 ponches propinados en 116 innings y dos tercios, y está compuesta por los relevistas, el dominicano Dellin Betances, el estadounidense Andrew Miller y el cubano Aroldis Chapman. Sin dudas ha causado furor en estos primeros cuatro meses de acción de Grandes Ligas y, aunque soy de los que opino que reternerlos a los tres es la mejor opción de cara al futuro,  también entiendo que los Yankees de Nueva York necesitan sangre nueva y un bateador de poder joven y controlable en cuanto a salario se refiere.

Es por esto que me vino a la mente el domingo 17 de este mes en curso durante el programa el Mundo de las Grandes Ligas (ESPN Deportes Radio 1050 AM) que si los Cachorros de Chicago están realmente interesados en adquirir a uno de los tres serpentineros antes mencionados, entonces tendrán que incluir en cualquier cambio al receptor y jardinero Kyle Schwarber (23 años). Ni más ni menos.

Aroldis Chapman.
¿Por qué Schwarber? Por la sencilla y lógica razón de que Chapman será agente libre luego de esta campaña y los Cachorros están urgidos de un relevista confiable y de renombre como lo es el lanzallamas cubano, amén de que conoce muy bien la Liga Nacional, y porque los Yankees no pueden darse el lujo de perder a su cerrador a cambio de nada.

También porque los Bombarderos de El Bronx perderán, muy posiblemente, vía cambio al toletero boricua Carlos Beltrán,  que también será agente libre, y Schwarber llenaría ese hueco a la perfección en años por venir.

Para los Yankees representa una oportunidad única de adquirir un diamante en bruto que, aunque al principio quedó fuera por el resto de la presenta temporada por una lesión en una rodilla, ya mostró parte de su poder (16 jonrones y 43 remolcadas en 69 juegos) en 2015, y juntarlo con otros prospectos de poder como el inicialista Greg Bird, de gran impresión en media temporada el año pasado (11 jonrones y 31 remolcadas en 46 juegos), y el jardienero Aaron Judge, el prospecto número del equipo.

Kyle Schwarber.
Una trilogía Schwarber-Bird-Judge le dará a los Yankees la base necesaria para pensar en contender de nuevo y con fuerza para los playoffs. Además,  todavía tendrían en el relevo final.

Pero este hipotético canje no será nada  fácil puesto que el equipo de la "Ciudad de los Vientos" se ha mostrado reacio a la petición de la novena de la "Ciudad de los Rascacielos" de incluir a Schwarber, y porque los Yankees ahora, y de repente, comenzaron a jugar como el mejor equipo de Grandes Ligas desde el pasado domingo 17 (julio) cuando derrotaron a los Medias Rojas de Boston en el tercer partido de la serie y tres más seguidas ante los Orioles de Baltimore, líderes de la disputada División Este de la Liga Americana.

Para ser vendedores, los Yankees tendrían que salir mal librados de los 10 juegos seguidos en su casa ante Boston (3), Baltimore (4) y Gigantes de San Francisco (3), pero como dije, le ganaron uno al primero, tres al segundo y le faltan tres contra el conjunto de la Bahía californiana.

Suponganos lo siguiente: si ganan 7 de 10 tienen aspiraciones serias de luchar por uno de los dos comodines; si ganan 6 de 10 tienen vida; si ganan de 5 de 10 estarán moribundos; y si se quedan con 4 de 10 que se olviden de la temporada y hagan el cambio con los Cachorros si se da el chance.

En todo caso todavía faltan menos de dos semanas para saber si la "Sagrada Trinidad del Humo" se queda intacta en El Bronx o si estamos presenciando sus últimos partidos juntos.

Wednesday, June 29, 2016

La noticia fue Chile, no Messi

Por Sadiel Lebrón

No se si soy ciego o testarudo, pero hay cosas en el mundo de los deportes que a veces no entiendo o me hago el pendejo para interpretarlo a mi manera.

Digo esto a propósito de lo sucedido en la final de la Copa América Centenario 2016. Resulta y viene al caso que un jugador fue y sigue siendo noticia, aun siendo el gran perdedor de la fiesta futbolera más grande e importante del Contienente Americano, mientras que el vencedor apenas es mencionado en los medios y las redes sociales.

Equipo de Chile.
Me refiero a Lionel Messi y la selección de Chile. Parece mentira que la prensa le dé más resonancia al anuncio hecho por Messi de que se va de la selección Argentina tras perder ante los chilenos el pasado domingo 26 de junio.

No parece justo que a Chile, un digno campeón que, contra viento y marea haya hecho lo que parecía imposible de vencer -otra vez- a la todopoderosa y súper favorita selección albiceleste en la definición por el título.  Es más,  nadie daba dos centavos a que La Roja revalidaría su cetro alcanzado un año antes en tierras propias de la edición regular de la Copa América.

Pero lo hizo. Lo hizo con garras, sudor, y contra Argentina y su legión de súper estrellas de clase mundial que es liderada por el actual Balón de Oro de la FIFA como lo es Messi.

Lionel Messi llora desconsolado en la grama del MetLife Stadium.
Esta derrota puso de rodillas y a gritos a Lio. No es para menos. No pudo darle a su país el ansiado título que desde hace 23 años le es esquivo. Pero no sólo eso, falló en el momento que más lo necesitaba toda una nación,  millones de seguidores que lo idolatran. Falló el disparo, el primero de su escuadra, en la odiosa y cruel tanda de penales. Lucas Biglia fallaría un segundo disparo para sentenciar a la favorita a ser derrotada por segundo año consecutivo, en la misma instancia y ante el mismo rival. Chile campeón.

Pero Lionel Messi fue la noticia. Noticia a pesar de su tercera derrota seguida en una final y tres años, incluyendo  la del Mundial de 2014 ante Alemania, y su cuarta derrota en esas instancias si sumamos la final perdida la Copa América de 2007 ante Brasil.

 Vamos, en su justa dimensión Chile debería ser el protagonista por su triunfo en el año y torneo centenario del torneo más antiguo del mundo y no Messi.

El mundo lo endiosa y tiene sus razones. El rosarino es un talento único, exquisito, un mago, un genio. Pero también ha quedado corto, muy corto para ser considerado el mejor de la historia.

¿Pero cuál historia? ¿La del Barcelona?


A Pele lo recuerdan  no por lo que hizo en el Santos, ni a Maradona por lo que hizo con Napoli o Boca Juniors. No señores. Sus grandezas las demostraron con sus selecciones. Trascendieron mas allá de un club, llegaron al olimpo porque ganaron con sus selecciones. Romario es recordado por el Mundial del 94 más que por todos los goles que hizo con PSV Eindhoven y Barcelona, lo mismo que Ronaldo, quien ganó títulos a gusto con PSV Eindhoven, Barcelona, Inter de Milán, Real Madrid y Corinthians pero sumó también dos Copas del Mundo, Copa América y Copa Confederaciones a su resumé. Enzo Franccescoli es un Dios en Uruguay por los títulos de Copa América.

Messi es un jugadorazo, es de otro mundo, pero esos 11 años sin ganar nada, absolutamente nada con la Albiceleste deben pesar, y este último mucho más.

Así que para mí la noticia principal no fue Messi sino Chile, el bicampeón de América.

Post Data: La Copa América Centenario, con la final entre Argentina (1 en el ranking FIFA), y Chile (campeón y 5 en  la FIFA) atrajo a más de 1.5 millones de asistentes a todos los partidos..Más de 100 millones de personas vieron por televisión los juegos y más de 4.5 millones de usuarios estuvieron atentos al evento en las redes sociales..El promedio de goles por partido fue de 3.0....Nada mal para un torneo que para mí fue acreditado a la sede para suavizar su enojo de no haber obtenido la organización de los Mundiales de 2010, 2014, 2018 y 2022; y que probablemente no obtenga en 2026,  Aunque con esta demostración, Estados Unidos es desde ya un fuerte candidato para ser tomado en cuenta..

Monday, June 20, 2016

LeBron sigue siendo el rey de la NBA

Por Sadiel Lebrón

¡Qué final!  Todos esperábamos una serie reñida entre los aspirantes al título Cavaliers de Cleveland  y los campeones defensores Wariors de Golden State. Pero no pensamos que sería tan reñida.

LeBron James.
Al entrar al séptimo encuentro de la serie, los Cavaliers y Wariors estaban empatados en total de puntos con 610, y cuando apenas restaban 1:19 por jugarse del tiempo reglamentario estaban parejos en la pizarra 89 por bando y seguían igualados en total de puntos, esta vez 699 por equipo. Si alguien pidió algo más parejo de ahí pues que tenga un sueño y que allí  suceda.

Hubo un factor principal para que las cosas pasaran así, al mejor estilo de Hollywood, y ese factor tiene nombre y apellido: LeBron James.

Después de que Golden State tomó control absoluto de la serie en el cuarto juego para ponerla 3-1 a su favor, James se puso los pantalones en el quinto juego con 41 puntos, lo mismo que su compañero, el base Kyrie Irving, para darle un necesitado triunfo de 112-97 a Cleveland, que tuvo un respiro de seguir aspirando a la eventual y épica remontada camino al entonces improbable título.    
     
Hay que decir que los Cavaliers tuvieron una brecha única cuando su rival perdió por suspensión al alero y héroe sin invitación Damon Green, pero la inspiración de LeBron,  principalmente, y la ayuda de Irving y el soldado anónimo Tristan Thompson, hicieron posible mantener el sueño vivo.

Pero el show de el "Rey James" no se quedó ahí. El mejor jugador de baloncesto y el atleta más completo del planeta tuvo una actuación mucho má completa en el sexto  cotejo, ligando 41 unidades, 11 rebotes, 8 asistencias, 4 tapones y 2 robos de balón. El resultado fue un triunfo 115-101 de Cleveland sobre los Wariors, cuyo mejor jugador, Stephen Curry salió restando menos de 5 minutos del último cuarto por acumulación de faltas.

LeBron se convirtió en apenas el quinto jugador en ligar dos juegos seguidos de 40 o más puntos en una final de la mejor liga del mundo. Antes que él lograron la hazaña los jugadores míticos Rick Barry (1967), Jerry West (1969), Michael Jordan (1993) y Shaquille O'Neal (2000). Es decir, el último en lograrlo lo hizo hace 16 años.

Lo más salvaje es que LeBron no solo se dedicó a anotar. Se cargó a su equipo a la espalda, defendió como el que más y dominó todas las facetas del juego.

Sus promedios en los dos partidos cruciales: ¡41 puntos, 12 rebotes, 9 asistencias, 3 tapones y 3,5 recuperaciones de balón en 43 minutos! Robó 7 balones y solo perdió 3, metió el 56,1% de sus tiros de campo y el 50% de sus triples. Tuvo una eficiencia media de 52 pasando de 50 en los dos juegos. ¡Sencillamente impresionante!

Ya en el decisivo séptimo encuentro, y aunque no tuvo la misma eficacia anotadora de los dos partidos anteriores,  James hizo de la suyas con un histórico triple doble (27 puntos, 11 rebotes, 11 asistencias) , quebrándole las piernas con sus dribleos a todo el que le pusieron a defenderlo, incluyendo a Curry, que sencillamente quedó evidenciado más como un gatillero que un jugador que ha ganado dos premios de MVP seguidos.

El resultado final fue la victoria 93-89 de Cleveland sobre Golden State.

LeBron de esta forma guió a sus Caballeros a la corona prometida y a la ciudad de Cleveland su primer título profesional en 52 años. Era su destino y lo cumplió.

Su leyenda se agiganta más y recupera su estatus de el mejor. ¡Por eso James sigue siendo el rey de la NBA!

Sunday, June 5, 2016

Alí, el campeón del mundo, campeón de campeones

Por Sadiel Lebrón

El viernes, 3 de junio de este 2016, la vida de uno de los deportistas y personajes más emblemáticos de la historia llegó a su fin. Murió Muhammad Alí.

Muhammad Ali.
A los 74 años, contra todo pronóstico médico, Cassius Marcellus Clay dio su última batalla contra un rival que no tiene cara pero que lastima y golpea tan fuerte que deja hasta el más fuerte ser humano en condiciones físicas detestables, el Mal de Parkinson.

Alí luchó contra el Mal de Parkinson por casi 32 largos años, una batalla digna de un campeón y de un gran hombre como él.

Este deportista que escogió el boxeo como profesión, rebasó las fronteras de la bravura no sólo en los ensogados, también en el diario vivir. Tuvo los cojones de desafiar al mismo gobierno de su país, Estados Unidos, al negarse a ser registrado en el ejército para combatir en la nefasta Guerra de Vietnam.  Ese desafío le costaría su título mundial de los pesados y su licencia para boxear por tres años.

Sus peleas boxísticas son de leyendas. Muhammad cambió y redefinió para siempre los pesos pesados, y le dio más brillo a un deporte que era casi exclusivo de la gente de piel blanca.
En definitiva, hay tantas cosas que escribir de Muhammad Alí que nos faltaría tiempo para hacerlo. Es por esto que este humilde espacio y en este artículo quiero hacer un resumen de la vida personal y deportiva del campeón de campeones, el campeón del mundo.

Cronología

17 de enero, 1942: Nace en Louisville, Kentucky, Cassius Marcellus Clay.

1954: Le roban su bicicleta y decide entrenar como boxeador.

M uhammad Ali vs Joe Frazier, 8 de marzo, 1971.

1960: Gana medalla de oro Olímpica del peso semicompleto en Roma, tras vencer al tres veces campeón europeo Zbigniew Pietrzykowski.

29 de octubre, 1960:  Gana su primera pelea en su su debut profesional contra Tunney Hunsaker en el Freedom Hall de Louisville.

13 de marzo, 1963: Pone su marca en 18-0 con un triunfo en el Madison Square Garden frente a Doug Jones en 10 asaltos. La reyerta fue nombrada "Pelea del Año" por la revista Ring Magazine, la primera de seis nombramientos por dicha publicación especializada.

25 de febrero,1964: Gana el cinturón mundial de los pesados al vencer a Sonny Liston.

26 de febrero, 1964: Anuncia su ingreso a la Nación del Islam y cambia su nombre a Cassius X.

6 de marzo, 1964: Cambia su nombre definitivamente y para siempre a Muhhamad Alí.

25 de mayo, 1965: Realiza la primera defensa exitosan de su título de los pesados con un nocaut en el primer round ante Liston en Lewiston, Maine.

1967: Se rehúsa a ser enviado al campo de batalla por ser un objetor de conciencia. Fue arrestado, despojado de su título, le revocan sus licencias de boxear y su pasaporte. No pudo pelear por tres años y medio.

1970: El estado de Goergia le concede la licencia para boxear y regreasa al ring con un triunfo sobre Jerry Quarry el 26 de octubre de ese año.

 Muhamad Ali noquea a George Foreman, 30 de octubre, 1974.
La Suprema Corte de Nueva York dictaminó que su licencia de boxeo fue despojada injustificadamente y se le permite pelear en Nueva York, donde vence a Óscar Bonavena en el Madison Square Garden el 7 de diciembre.

8 de marzo, 1971: En la que fue catalogada como la "Pelea del Siglo" en el Madison Square Garden, el invicto Alí (31-0) se mide al también invicto y campeón Joe Frazier (26-0) por el título vacante que había obtenido éste en ausencia de Alí. Este pleito cumplió las expectativas  y en el round 15, Frazier sorprende a Alí con un izquierdazo que le da el triunfo por decisión.

31 de marzo, 1973: Sufre otro revés,  esta vez ante Ken Norton, quien le rompió la mandíbula. Luego, 5 meses después (Agosto, 1973), Alí cobra revancha y vence a Norton.

28 de enero, 1974: En la revancha, Muhammad vence en 12 asaltos a Frazier en el mismo Madison Square Garden para ganarse el derecho de enfrentar al campeón George Forerman,  quien le había arrebatado el cinturón a Frazier.

30 de octubre, 1974: Se celebra la afamada cartelera "The Rumble in the Jungle", la Pelea en la Selva, en Kinshasa, Zaire, entre Alí y Forerman por la corona de los pesados. Alí aprovecha el cansancio de su rival para noquearlo y recuperar su estatus de campeón.

1975: Es nombrado "Deportista del Año" por la revista deportiva Sports Illustrated.

1 de Octubre, 1975: La tercera pelea entre Alí y Frazier llamada "Thrilla in Manila", se celebra con muchas expectativas y Alí sale airoso cuando la esquina de Frazier tira la toalla de rendición en el round 14.

Muhamad Ali contra Leon Spinks, 1978.
15 de febrero, 1978: Pierde el título ante Leon Spinks en una decisión dividida.
Septiembre, 1978: En la revancha, Alí vence a Spinks y se convierte en el boxeador en ganar tres veces el título de los pesados.

27 de junio, 1979: Anuncia su primer retiro del boxeo.

2 de octubre, 1980: Sale del retiro y desafía al monarca Larry Holmes, ante quien pierde cuando su esquina detiene la pelea en el asalto 11.

11 de diciembre, 1981: Pierde por decisión contra Trevor Berbick y anuncia su retiro definitivo del boxeo, dejando su foja en 56-5 (37 KOs).

1984: Es diagnosticado con el Mal de Parkinson.

1990: Es exaltado al Salón de la Fama del Boxeo en Canastota, Nueva York.

1996: Carga la antorcha y enciende la llama en los Juegos Olímpicos de Atlanta.

9 de noviembre, 2005: Recibe la Medalla Presidencial de la Libertad a manos del entonces presidente estadounidense George W. Bush.

3 de junio, 2016: Muere a los 74 años.

Thursday, May 19, 2016

En la selva de los pesados, el futuro es de 'King Kong'

Por Sadiel Lebrón

Toda la atención del mundo del boxeo rentado está puesta sobre los pesos welter y mediano. Sobre Canelo Álvarez, Gennady Golovkin, Keith Thurman, etc. Es cierto. Pero también es cierto que la división reina, los pesos pesados, está ganando notoriedad desde el 2015 y la cosas parecen que van en serio para retomar los tiempos dorados de grandes peleas y grandes boxeadores.

Luis "The Real King Kong" Ortiz.
Este resurgimiento de la división se da gracias al final de una época oscura y desabrida, dominada en primera instancia por los hermanos ucranianos Vitali y Wladimir Klitschko, quienes reinaron por 15 años con todos los títulos en su poder, y por el advenimiento de sangre nueva, boxeadores talentosos y pegadores como el estadounidense Deontay Wilder, los británicos Tyson Fury y Anthony Joshua, y el cubano Luis " The Real King Kong" Ortiz.

Los tres primeros son los actuales monarcas, siendo Wilder el campeón absoluto del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Fury titular de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Organización Mundial de Boxeo (OMB),  y Joshua ahora monarca por la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Mientras que Ortiz es monarca interino de la AMB.

Dicho esto, hay un panorama interesante que ya hace frotar las manos a los amantes del deporte de los puños enguantados y las narices chatas. ¿Por qué?  Porque no hay un dominador entre los antes mencionados y es casi seguro que tendrán que enfrentarse entre ellos más temprano que tarde.

Digo en el título de esta publicación que "King Kong" Ortiz será el futuro de los
pesados por varias razones, y las principales son porque es un "animal" demoledor dentro del cuadrilátero, rápido con ambas manos y su pegada es tan o más mortífera que la del mismo Mike Tyson, y porque su foja invicta de 25-0 con 22 nocauts no miente.  Si le agregamos que ninguno de los peleadores antes mencionados quiere enfrentarlo directamente, entonces ahí tienen una razón extra para, talvez, confirmar lo que expongo.

Todo esto amén de que lo dicen personajes con más conocimiento de causa que yo como el ex boxeador y ahora promotor Óscar de la Hoya, y excampeón pesado y leyenda George Foreman.
De la Hoya, manejador del Ortiz, dijo recientemente que el pegador cubano de 6 pies y 4 pulgadas de estatura "es el futuro de los pesados", mientras que Forerman expresó al portal boxingjunkie.com que "lo llaman la pesadilla. No me gustaría enfrentarlo en un sueño.  Es un zurdo y pega durísimo".

Imaginen ustedes, ni Foreman que estuviera joven lo enfrentaría. Los que lo han hecho han pagado un precio muy caro.

Lo curioso de todo esto es que, mientras en Estados Unidos y muchas partes del mundo el nombre de Luis Ortiz ha comenzado a sonar con fuerza, en su natal Cuba apenas lo conocen. Y no lo digo por decirlo.  Estuve en días recientes por la encantadora isla mayor de las Antillas y varios colegas periodistas deportivos me lo confirmaron. No sabían quién era esta nueva sensación de los pesados. Estoy seguro que pronto sabrán más de él.

Por lo pronto Ortiz hará una defensa mandatoria de cetro interino de la AMB ante el bieloruso Alexander Ustinov (33-1, 24 KOs),  una amenaza seria a sus pretensiones de ser el campeón absoluto de los pesos pesados.

De salir airoso ante Ustinov, Ortiz enfrentaría en una mandatoria al vencedor de Tyson Fury y Wladimir Klitschko para definir el campeón absoluto de la AMB. Otra opción sería buscar el cinturón del CMB de Wilder (36-0, 35 KOs), quien recientemente vio frustrada su pelea titular en Moscú ante el ruso retador Alexander Povetkin, quien dio positivo a la sustancia prohibida Meldonio.

Este posible pleito Ortiz-Wilder sería un espectáculo que nadie se querría perder. Wilder quiere el reconocimiento como el mejor de la división y Ortiz busca ascender al estrellato mundial. Pero el escollo a soltear es que Golden Boy Promotions y Al Haymon Boxing por un lado, y HBO y Showtime, arreglen los pormenores y echen a rodar esta megapelea.

Y en cuanto a Joshua, dudo mucho que lo pueda enfrentar ahora ya que el sensacional noqueador inglés viene de apenas coronarse monarca del FIB tras mandar a la lona en el primer asalto al mediocre estadounidense Charles Martin. Sería atractivo el pleito, pero tras el acuerdo firmado por la promotora de Joshua con Showtime, se ve lejos que lo quieran exponer de esa manera ante un Ortiz que es amenza para todo el mundo.

Lo cierto es que en esta selva, "King Kong" tiene un futuro brillante.

Saturday, May 7, 2016

David Ortiz, el David del béisbol

Por Sadiel Lebrón

Cada vez que tengo el chance de ver a David Ortiz dentro y fuera del terrerno de juego quedo realmente  asombrado con su talento natural, su popularidad y su lideazgo.  Él hace ver el arte del bateo tan fácil y atrae a la gente a su alrededor como si se tratara de un apóstol. 

A sus 40 primaveras el bateador dominicano de los Medias Rojas de Boston sigue dando palos de largometraje por todos los rincones, no importándole la edad, el rival, ni que sea su último año en el béisbol activo de Grandes Ligas. El "Big Papi" quiere seguir haciendo historia.

                                                                
David Ortiz.
Tras juagarse el primer mes de acción de la temporada regular, Ortiz  hasta el momento de esceibir esta nota tiene un robusto promedio de bateo de .313 con 7 jonrones y 25 remolcadas, una proyección para terminar su ilustre carrera ligamayorista con promedio por encima de la marca aristocrática con 30 jonrones y  más de 100 empujadas, respectivamente.

¡Es impresionante! ¡Definitivamente impresionante! Pero, porque siempre va a haber un pero cuando se trata de un jugador latino, hay algunos, mejor dicho, muchos periodistas miembros de la venerada Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA), por sus siglas en inglés, que ponen en duda su candidatura bien ganada para ser elegido al Salón de la Fama de Cooperstown.

Al parecer no ha sido suficiente que "Big Papi" haya conectado 510 cuadrangulares y 596 dobles;  haya producido 1,666 carreras, ni que le haya dado tres campeonatos de Serie Mundial en un período de 10 años tras 86 años de sequía,  algo que no pudieron hacer los venerados ex jugadores del equipo Ted Williams y Carl Yastrzemski.          

David no sólo ha logrado estadísticas impresionantes en temporadas regular
y postemporada, también fuera del terreno de juego. Me atrevo a decir que es el jugador más popular de todos los tiempos en Boston y el área de Nueva Inglaterra, y uno de los más populares de todo el juego de pelota. 

Tras el ataque terrorista en la Maratón de Boston en 2013, Ortiz dio un discurso histórico que unió la ciudad para sanar esas profundas heridas dejadas. ¿Cuántos jugadores o personalidades pueden lograr eso? Muy pocas.
Sadiel Lebron entrevistando a David Ortiz.

Pero lo que más me impresiona es su humanismo, su cercanía con la gente, con la prensa misma. Sus labores altruistas a través de su fundación ha salvado la vida y devuelto la sonrisa a más de 500 niños que se han beneficiado con las operaciones a corazón abierto de manera gratuita que patrocina Ortiz.

Entiendo que estas son también cualidades a tomar en cuenta por parte de los miembros de la BBWAA a la hora de elegir a un determinado Integridad, respeto por el juego, por el público que paga por ver los partidos, por las autoridades y por el país que le dio el chance de ser alguien en la vida.

Creo que lo antes mencionado está por encima de los rumores del uso de sustancias prohibidas, que como su nombre lo dice son rumores. Ojalá que los demás colegas, los incredulos, hagan esta reflexión y apoyen a quien de alguna manera u otra les ha ayudado a completar muchas de sus crónicas en sus respectivos medios.

 De mi parte, como miembro activo y con derecho a votar en dos años en la BBWAA,  le voy a dar mi voto en primera instancia para que sea elevado al panteón de los inmortales, y también le voy a dar las gracias por ser David Ortiz, el David del béisbol. 

Friday, April 15, 2016

De Manning a Pacquiao a Bryant a Ortiz

Por Sadiel Lebrón

Este 2016 será recordado por siempre como el año del retiro de cuatro iconos del deporte mundial en cuatro disciplinas que tienen arraigo en el gusto popular de miles de millones de personas.

Payton Manning.
Primero fue Payton Manning en el fútbol americano de la NFL, luego el filipino Manny Pacquiao en el boxeo mundial, pocos días después le tocó el turno a Kobe Bryant en el baloncesto de la NBA, y pronto, a más tardar en octubre o noviembre, le tocará el turno al dominicano David Ortiz en el béisbol de Grandes Lugas.

Estos cuatro atletas  dejaron y, en el caso de Ortiz dejará,  los deportes que representaron de la mejor manera posible: ganando su último compromiso. Sus legados los llevarán más temprano que tarde a ser exhaltados al Salón de la Fama de sus disciplinas.

Comencemos con el mariscal de campo Payton Manning.

Manning, para muchos, y para mí también,  el mejor mariscal de campo en la historia de la NFL, jugó su último encuentro en el mejor escenario posible como lo es él Súper Bowl, y guió a sus Broncos de Denver a un improbable triunfo de 24-10 sobre los 
favoritos Panthers de Carolina. Como si de un final feliz de Hollywood se tratara. Manning hizo el anuncio oficial de su retiro el 7 de marzo.

El ahora ex jugador de los Broncos y los Colts de Indianápolis terminó su legendaria carerra con 5 premios de Jugador Más Valioso de la liga, dos títulos de Súper Bowl - uno con los Colts y otro con los Broncos-, y un paquete de récords en temporada regular. Entre su marcas de liga están: pases de anotación (539), más pases de anotación en una temporada (55), más pases de anotación en un juego (7), yardas por pases (71,940), yardas por pases en una temporada (5,477), más victorias entre temporada regular y postemporada (200),  entre muchos otros. 

Manny Pacquiao.
Por su lado, Pacquiao, por mucho tiempo considerado junto a Floyd Mayweather como el mejor libra por libra del boxeo rentado, volvió a dar otra gran demostración de su grandeza al vencer por segunda vez consecutiva -aunque verdaderamente ganó el primero de los tres pleitos y le robaron la decisión- a Timothy Bradley el pasado sábado 9 de abril.

El llamado "Pacman" se dio el lujo de enviar a la lona dos veces a un deslucido Bradley, y dio señales claras de que todavía tiene la estamina y las destrezas para seguir en el ensogado e incluso para sacar del retiro a su archirrival Mayweather para la pelea de revancha (Mayweather le ganó por decisión en 2015) o retar a Saúl "Canelo" Álvarez o enfrentar a la estrella en ascenso Terrence Crawford.

Lo cierto es que Manny, el indomable peleador tágalo, dejó el boxeo como el primero y único en ganar un título mundial en ocho divisiones distintas, además de entrentar y vencer a lo mejor de lo mejor de su época, incluyendo a 13 campeones mundiales entre ellos Erick Morales, Marco Antonio Barreras, Juan Manuel Márquez, Óscar de la Hoya, Miguel Cotto, Shane Mosley, Antonio Margarito, entre otros.  Su marca fue de 58 victorias con 6 derrotas y 28 nocauts.
Kobe Bryant.

Mientras que Kobe, considerado el Michael Jordan de su generación -y sí que tuvo mucha similitud con "Air Jordan"- jugó su último partido como profesional el miércoles,  14 de abril con actuación de 60 puntos para guiar a los Lakers de Los Ángeles a un triunfo de 101 por 96.

La llamada "Mamba Negra" dejó un legado incuestionable que comenzó en 1996, durante la segunda dinastía los Chicago Bulls de Jordan, y que abarcó el nacimiento y desarrollo de la era LeBron James. En sus 20 años de carrera, todas con los Lakers, consiguió 5 títulos de campeón de la NBA y dos medallas olímpicas, un premio de Jugador Más Valioso de temporada regular, 2 en las finales, asistió a 18 Juegos de Estrellas, donde ganó 4 premios de MVP  y fue seleccionado 11 veces al Mejor Equipo de la NBA y dos veces Segundo y Tercer Mejor Equipo de la NBA.

Sus estadísticas fueron de las mejores en la historia del baloncesto y las mejores en los Lakers tras un total de 33,583 puntos (48,595 minutos) 6,302 asistencias, 7,043 rebotes, 1,943 robos de balón y 639 balones tapados.

Una carrera simplemente de las mejores.

David Ortiz.
Por último tenemos a Ortiz, conocido cariñosamente como el "Big Papi", quien con su temido bate y su sonrisa de oreja a oreja se ha ganado el corazón y respeto de jugadores y fanáticos de todo el béisbol.

Sus hazañas con los Medias Rojas de Boston son históricas. Ayudó al equipo de la División Este de la Liga Americana a romper 86 años de sequía de títulos de Serie Mundial, cuando en 2004 masacró el pitcheo de los Yankees y luego el de los Cardenales de San Luis para ganar el Clásico de Octubre por primera vez desde 1918. A los patirrojos les dio dos campeonatos más para sumar tres en una década (2004-2007-2013).

Se estableció como el mejor bateador designado en la historia de las mayores y ha sido seleccionado a 9 Juego de Estrellas. También fue Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2013, ha ganado Bates de Plata (2005) y 6 premios Hank Aaron al mejor bateador. Hasta el momento, Big Papi tiene un promedio de bateo de por vida de .284 con 506 jonrones y 1,650 empujadas.

Ahora sólo falta ver si Ortiz puede retirarse por la puerta grande con un triunfo, ya sea en temporada regular o en una final.