Thursday, October 27, 2016

La leyenda de Schwarber se agranda en los Cachorros

Por Sadiel Lebrón

Apenas jugo en cuatro partidos de la serie regular y ya su nombre suena a leyenda en los Cachorros de Chicago.

Kyle Schwarber.
Me refiero a Kyle Schwarber, el portentoso jardinero izquierdo que está causando estragos en los lanzadores abridores de los Indios de Cleveland en esta Serie Mundial.

Schwarber salió de acción el 7 abril con una seria lesión en una de sus rodillas, que incluso puso en peligro su prometedora carrera,  y de la noche a la mañana le dio a los Cachorros y sus sufridos seguidores su primera victoria de Serie Mundial -5 por 1 ante los Indios de Cleveland- desde 1945. Sí! 1945, la última vez que avanzaron a estas instancias.

Pero como un desafío a la naturaleza y las probabilidades de la medicina, el jugador de 23 años está ahí, en el escenario más importante en que un jugador de las mayores, y quizás del mundo, quisiera estar como lo es el Clásico de Otoño.

Y es que Schwarber, apenas consumió 8 turnos, con un sencillo, en la Liga de Otoño de Arizona, antes de su inclusión y debut el martes en el primer juego ante el estelar lanzador de los Indios, Corey Kluber. Tuvo un inicio prometedor con un doblete. Y allí estaba el chico que muchos pensaron no regresaría sino hasta el 2017.

En el segundo cotejo, se lució a lo grande bateando de 4-2 con dos empujadas para de esa forma sumar 3 hits en 7 turnos para un promedio de .429.

“Es la ‘leyenda de Kyle Schwarber’” le dijo a USA Today su compañero y receptor David Ross.
Su impresionante bateo en estos primeros compases de la serie no dan señales algunas de que estuvo por tanto tiempo fuera de juego.

“Ni siquiera puedo describir lo que él está haciendo”, le comento a la referida publicación el jardinero derecho/intermedista Ben Zobrist, otro que está arrazando con luz propia con un promedio de .625.

Schwarber no es extraño a brillar en postemporada, ya que la pasada temporada lo hizo tan bien que se convirtió en líder de todos los tiempos de los Cachorros en jonrones en postemporada (5) en apenas 27 turnos.

Pero las cosas  no paran ahí. También se convirtió en el primer bateador de los “Cubs” en Serie Mundial. De igual forma, y como mencionamos anteriormente, con su batazo de dos bases ante Kluber, se transformó en el primer jugador en la historia en que su primer hit de toda la temporada fuera en una partido en la última instancia de la temporada, es decir la Serie Mundial.

Definitivamente que estamos ante un fenómeno del juego y el deporte en general, y en lo particular me alegra que haya sido incluido por el dirigente Joe Maddon, con la anuencia del
sorprendido presidente de operaciones Theo Epstein, quien también dudó que regresaría en este 2016.

Si los Cachorros salen airosos, lo harán con su camada de jugadores jóvenes encabezados por Kris Bryant, Addison Russell, Javier Báez, Anthony Rizzo y, obviamente Schwarber.



Tuesday, October 4, 2016

Los Cachorros son favoritos..pero ¿ganarán?


Por Sadiel Lebrón

 Mi condición de periodista indica que debo ser imparcial ante cualquier suceso o hecho que genere noticias.
Cachorros de Chicago.

 Pero debo confesar, y saliéndome un poco de mi carrera, que quiero que ganen los Cachorros de Chicago la afamada y llamada Serie Mundial del béisbol de Grandes Ligas por sobre todas las cosas y equipos que llegaron en buena lid a la postemporada de esa empresa.

 ¡Demonios! Son 108 años sin “ver a linda”, sin celebraciones, y ya es justo que ganen ese premio.
 Este año tienen buen chance de hacerlo. Fue por mucho el mejor de los 30 equipos que participaron en la serie regular con marca de 103-58, con 17 juegos y medio por encima de su más cercano perseguidor (Cardenales de San Luis).

 Pero ¿eso es suficiente para darlos totalmente como los “m
áximos favoritos”?, para levantar el trofeo a finales de octubre. Mi respuesta es ¡no!

 De hecho, hay dos novenas que pudieran cerrarle el paso a los Cachorros del genial presidente de operaciones Theo Epstein y el también dirigente Joe Maddon. Esas son los Medias Rojas de Boston, del gran toletero David “Big Papi” Ortiz, y los Gigantes de San Francisco.

 Los primeros porque fueron los mejores a la ofensiva en todas las mayores: primeros en promedio (.282), carreras producidas (836), jonrones (208), slugging (.461) , porcentaje de embase (.348) y hasta en dobles (343), y porque tienen a Big Papi, el mejor bateador en postemporada en los últimos 20 años.

 Mientras que los Gigantes son tan, pero tan peligrosos, que desde el 2010 se han dado el lujo de que cada vez que han avanzado a los playoffs, ganan la Serie Mundial en años pares (2010, 2012 y 2014)-, y el 2016 es año par. Además, cuentan con un buen dirigente (Bruce Bochy), una sólida rotación de lanzadores encabezada por el dominicano Johnny Cuento (18-5, 2.78), Madison Bumgarmer (15-9, 2.79) y Jeff Zamardzija (12-11, 3.81).

 Si a todo esto mencionado anteriormente le agregamos que en los últimos 30 años sólo un puado de equipos, que en realidad son cuatro, que han terminado con la mejor marca de temporada regular, han podido ganar el Clásico de otoño: Mets (1986), Atléticos de Oakland (1989), Yankees (1998 y 2009) y los propios Medias Rojas (2007).

 Con esto no quiero decir, repito, que Chicago no tenga chances, porque en verdad lo tienen. Cuando se cuenta con Maddon como dirigente y con jugadores de la talla de Kris Bryant (.292, 39 jonrones y 102 empujadas), Anthony Rizzo (.292-32-109) y una rotación de pitcheo que incluye dos ganadores de Serie Mundial como John Lackey (11-8, 3.35)  y Jon Lester (19-5, 244) más el as Jake Arrieta (18-8, 310), el vigente ganador del premio Cy Young del viejo circuito y el cerrador lanzallamas Aroldis Chapman.

Ojalá y me equivoque y los Cachorros puedan romper cualquiera que sea el maleficio o mala suerte que los ha privado de celebrar en grande.

Friday, September 30, 2016

"Big Papi" inició su leyenda ante los Yankees

Por Sadiel Lebrón

La historia de David Ortiz contra los Yankees de Nueva York llegó a su fin el jueves 29 de septiembre de este 2016.
David Ortiz

El equipo neuyorquino no tendrá que enfrentarlo más.

"Big Papi" recibió un merecido homenaje del equipo al que más ha hecho sufrir con sus batazos en los últimos 17 o 18 años.

Es un premio -un cuadro de su imagen en el estadio del afamado pintor deportivo Justyn Farano- y un hermoso gesto, sin importar la rivalidad ante su acérrimo rival, Medias Rojas de Boston, de parte del equipo más laureado de Grandes Ligas y uno de los más famosos del mundo, a un pelotero carismático, respetuoso y con un innegable talento como lo es Ortiz.

El mismo David reconoce que la animosidad entre su equipo, los Medias Rojas, con los Yankees hizo posible que el se convirtiera en lo que es, que trascendiera más allá de las fronteras norte y sur de Estados Unidos y de su país natal, República Dominicana.

"Nuestra rivalidad con los Yankees me hizo quien soy. La intensidad de esa competencia es lo que voy a extrañar de más cuando termine", le dijo al portal playerstribune.com antes de su últimos tres juegos como pelotero activo ante los Bombarderos de El Bronx en Yankee Stadium.

Y tiene toda la razón, Ortiz ha sido una bestia contra ellos desde la postemporada de 2003, que relativamente salvó su carrera como ligamayorista.

En 242 juegos ante los Yankees, Big Papi dejó un promedio de bateo de .305, 53 jonrones -31 en El Bronx-, 75 dobles, 171 empujadas y .973 de OPS. Y se dio el lujo de hacerlo en el viejo y nuevo Yankee Stadium.

Su saña ante Nueva York sin dudas la inició en la memorable postemporada de 2004. Allí Big Papi, en el cuarto juego de la Serie de Campeonato de la Liga American, castigó con jonrón al gran relevista Mariano Rivera para ayudar a Boston a iniciar la remontada más épica de todo el béisbol, tras estar abajo 0-3 en la serie con dos outs en la novena entrada.

Luego volvería a vestirse de héroe ante "Mo" Rivera, y el resto de la historia es conocida. Boston terminó avanzando y ganando la llamada Serie Mundial después de 86 años de sequía, y terminando así la supuesta "Maldición de Babe Ruth".

Su nombre se convirtió en leyenda.

David después ayudaría a los Medias Rojas a ganar otras dos Series Mundiales (2007 y 2013), y en su último año llevó a su equipo a ganar el gallardete de la División Este, no sin antes infligirles a los Yankees una estocada mortal en sus aspiraciones de llegar a postemporada vía wildcard con una barrida de cuatro juegos en Fenway Park.

El título divisional no lo pudo celebrar el el miércoles 28 de septiembre en el terreno de Yankee Stadium, pero se dio el gusto de restregarselo en la cara a los fanáticos neoyorquinos, una vez más.
De esa manera, y aunque en su serie de despedida ante los Yankees, David Ortiz no pudo hacerles ningún daño al bate al irse de 10-4 con 4 ponches, sí se dio el gusto de bañarse en champaña en el camerino del estadio ellos.

Lástima que ya no lo veremos más en el terreno de la "casa que construyó Derek Jeter"

Thursday, August 18, 2016

Se fue A-Rod, llegó A-Judge


Por Sadiel Lebrón


!A rey muerto, rey puesto!
Así reza un viejo adagio universal. Mismo que puede ser aplicado a los actuales Yankees de Nueva York.     

 Se fue Alex Rodriguez, llegó Aaron Judge.
Aaron Judge.
El retiro forzado de A-Rod culminó la limpieza que el equipo de El Bronx  había emprendido semanas antes con la salida de otros veteranos (Aroldis Chapman, Andrew Miller, Carlos Beltrán).

 Ahí cabe otro dicho: "mientras menos perros, menos pulgas", y más si son viejos.
Judge, un potentoso y espigado jardinero de 23 años, encabeza un pelotón de jóvenes promesas, incluyendo al receptor dominicano Gary Sánchez y el incialista/jardinero Tyler Austin,  que de inmediato han tenido un impacto en la alineación, haciendo olvidar a los jugadores antes mencionados.

Un día después del “adios” de Rodríguez, Judge y Austin debutaron con sendos cuadrangulares seguidos, convirtiéndose en la primera pareja de novatos en hacerlo desde hacía más de 70 años.

 Por su parte, Sánchez, que fue subido dos semanas antes, continúa mostrando su poder y ya lleva cinco jonrones amén de la demostración de buena defensa detrás del plato, alejando a Brian McCann, uno de los pocos veteranos en la escudra, de la titularidad.
Pero el ámas intriga de todos es Judge, un producto que, según los expertos, no debe fallar.

 Los Yankees podrían reconstruirse alrededor de él, tanto en lo deportivo como en la mercadotecnia,  así como lo hicieron con Derek Jeter y el Core Four (Andy Pettitte, Mariano Rivera y Jorge Posada), guardando la distacia, claro.
Pero lo cierto es que con Judge, los Yankees y sus seguidores pueden soñarn con armar un equipo capaz de rverdecer los éxitos más recientes.

Obviamente del dicho al hecho hay mucho trecho, y tanto Judge como los demás deben demostrar que son en realidad la proxima generación de Yankees de calidad.

Monday, August 8, 2016

A-Rod se va por la puerta de atrás

Por Sadiel Lebrón

"Es un duro día. Amo este juego y amo a este equipo..Y hoy le estoy diciendo adiós a ambos".
 Así anunció su retiro oficial de Grandes Ligas Alex Rodríguez,  el cual será efectivo a partir del viernes 12 de agosto.

Alex Rodriguez.
Vaya manera de irse del juego que dice amar: por la puerta de atrás y derrotado por ese equipo que él dice amar también.

¿Por qué por la puerta de atrás y derrotado? Porque en el fondo todos sabemos, o por lo menos es mi percepción,  que los Yankees forzaron su retiro, si no lo hacía lo iban a dejar libre de igual manera al finalizar la presente temporada.

Los Yankees iniciaron su guerra contra Alex Rodríguez en 2014, cuando el toletero dominicano nacido en Nueva York fue suspendido por 162 juegos por violar las reglas de dopaje, una suspensión histórica y sin precedentes. El combinado de El Bronx entró en una publicitada disputa con el pelotero por los millonarios bonos a pagar por cada marca de jonrones que A-Rod quebrara jugando con ellos.

Al caer en desgracia, los Yankees se apoyaron en la suspensión para decir que no podian pagar ese dinero por números que eran dudosos.

La segunda parte de la guerra inicio una vez terminada la suspensión de camino a la campaña del 2015, alegando que A-Rod no tenía un puesto asegurado en la tercera base. De hecho, contrataron a Chase Headley para cubrir esa posición. Finalmente, y en contra de los deseos del primer dominicano con 3,000 hits en Grandes Ligas, fue relegado a bateador designado a tiempo completo.

Los Yankees apostaban a un descalabro, pero para sorpresa de la organización,  Rodríguez tuvo un resurgir y terminó el año con 33 jonrones. Ahí se vieron forzados a bajar los decibeles y apoyar al problemático jugador de cara al inicio de la actual temporada.

Pero desde que vieron que Alex no iba a rendir como un año antes y tras una nueva lesión que lo marginó por par de semanas, sistemática comenzaron a quitarle tiempo de juego, una afrenta para cualquier atleta de su calibre.

Primero fue contra bateadores derechos, ante quienes realmente se mostró vulnerable a pesar de conectar 6 jonrones y producir 18 vueltas en 143 turnos. El dirigente Joe Girardi, por órdenes de los altos mandos, también lo sacó de circulación contra zurdos, ante quienes tiene mejor promedio (.219  con 3 jonrones y 11 remolques).

Su último juego como regular fue el 30 de julio ante los Rays de Tampa Bay, y su último turno el 2 este mes de agosto como emergente ante los Mets.

Finalmente, tras "hablar con Alex durante toda la semana", Hal Steinbrenner, jefe supremo de los Yankees, entendió que era lo mejor para el jugador y el equipo que A-Rod se retirara con efecto inmediato, a cambio -y como consuelo- la organización le paagará los 27 millones de dólares restantes para el 2017 y un puesto como “asesor especial” para guiar a los jugadores jóvenes.


Restándole apenas 4 jonrones para entrar al exclusivo club de los 700 -Barry Bonds (762), Hank Aaron (752) y Babe Ruth (714), Alex se va a si no más del juego. No se retira en sus propios términos a lo Derek Jeter y David Ortiz. Tampoco tendrá homenajes por todos los estadios.

Si eso no es irse por la puerta de atrás y derrotado, entonces qué es.

Thursday, July 21, 2016

Schwarber por Chapman, un cambio que hace sentido

Por Sadiel Lebrón

Dellin Betances, Andrew Miller y Aroldis Chapman.

Le llaman la "Sagrada Trinidad del Humo", tiene un total combinado de 192 ponches propinados en 116 innings y dos tercios, y está compuesta por los relevistas, el dominicano Dellin Betances, el estadounidense Andrew Miller y el cubano Aroldis Chapman. Sin dudas ha causado furor en estos primeros cuatro meses de acción de Grandes Ligas y, aunque soy de los que opino que reternerlos a los tres es la mejor opción de cara al futuro,  también entiendo que los Yankees de Nueva York necesitan sangre nueva y un bateador de poder joven y controlable en cuanto a salario se refiere.

Es por esto que me vino a la mente el domingo 17 de este mes en curso durante el programa el Mundo de las Grandes Ligas (ESPN Deportes Radio 1050 AM) que si los Cachorros de Chicago están realmente interesados en adquirir a uno de los tres serpentineros antes mencionados, entonces tendrán que incluir en cualquier cambio al receptor y jardinero Kyle Schwarber (23 años). Ni más ni menos.

Aroldis Chapman.
¿Por qué Schwarber? Por la sencilla y lógica razón de que Chapman será agente libre luego de esta campaña y los Cachorros están urgidos de un relevista confiable y de renombre como lo es el lanzallamas cubano, amén de que conoce muy bien la Liga Nacional, y porque los Yankees no pueden darse el lujo de perder a su cerrador a cambio de nada.

También porque los Bombarderos de El Bronx perderán, muy posiblemente, vía cambio al toletero boricua Carlos Beltrán,  que también será agente libre, y Schwarber llenaría ese hueco a la perfección en años por venir.

Para los Yankees representa una oportunidad única de adquirir un diamante en bruto que, aunque al principio quedó fuera por el resto de la presenta temporada por una lesión en una rodilla, ya mostró parte de su poder (16 jonrones y 43 remolcadas en 69 juegos) en 2015, y juntarlo con otros prospectos de poder como el inicialista Greg Bird, de gran impresión en media temporada el año pasado (11 jonrones y 31 remolcadas en 46 juegos), y el jardienero Aaron Judge, el prospecto número del equipo.

Kyle Schwarber.
Una trilogía Schwarber-Bird-Judge le dará a los Yankees la base necesaria para pensar en contender de nuevo y con fuerza para los playoffs. Además,  todavía tendrían en el relevo final.

Pero este hipotético canje no será nada  fácil puesto que el equipo de la "Ciudad de los Vientos" se ha mostrado reacio a la petición de la novena de la "Ciudad de los Rascacielos" de incluir a Schwarber, y porque los Yankees ahora, y de repente, comenzaron a jugar como el mejor equipo de Grandes Ligas desde el pasado domingo 17 (julio) cuando derrotaron a los Medias Rojas de Boston en el tercer partido de la serie y tres más seguidas ante los Orioles de Baltimore, líderes de la disputada División Este de la Liga Americana.

Para ser vendedores, los Yankees tendrían que salir mal librados de los 10 juegos seguidos en su casa ante Boston (3), Baltimore (4) y Gigantes de San Francisco (3), pero como dije, le ganaron uno al primero, tres al segundo y le faltan tres contra el conjunto de la Bahía californiana.

Suponganos lo siguiente: si ganan 7 de 10 tienen aspiraciones serias de luchar por uno de los dos comodines; si ganan 6 de 10 tienen vida; si ganan de 5 de 10 estarán moribundos; y si se quedan con 4 de 10 que se olviden de la temporada y hagan el cambio con los Cachorros si se da el chance.

En todo caso todavía faltan menos de dos semanas para saber si la "Sagrada Trinidad del Humo" se queda intacta en El Bronx o si estamos presenciando sus últimos partidos juntos.

Wednesday, June 29, 2016

La noticia fue Chile, no Messi

Por Sadiel Lebrón

No se si soy ciego o testarudo, pero hay cosas en el mundo de los deportes que a veces no entiendo o me hago el pendejo para interpretarlo a mi manera.

Digo esto a propósito de lo sucedido en la final de la Copa América Centenario 2016. Resulta y viene al caso que un jugador fue y sigue siendo noticia, aun siendo el gran perdedor de la fiesta futbolera más grande e importante del Contienente Americano, mientras que el vencedor apenas es mencionado en los medios y las redes sociales.

Equipo de Chile.
Me refiero a Lionel Messi y la selección de Chile. Parece mentira que la prensa le dé más resonancia al anuncio hecho por Messi de que se va de la selección Argentina tras perder ante los chilenos el pasado domingo 26 de junio.

No parece justo que a Chile, un digno campeón que, contra viento y marea haya hecho lo que parecía imposible de vencer -otra vez- a la todopoderosa y súper favorita selección albiceleste en la definición por el título.  Es más,  nadie daba dos centavos a que La Roja revalidaría su cetro alcanzado un año antes en tierras propias de la edición regular de la Copa América.

Pero lo hizo. Lo hizo con garras, sudor, y contra Argentina y su legión de súper estrellas de clase mundial que es liderada por el actual Balón de Oro de la FIFA como lo es Messi.

Lionel Messi llora desconsolado en la grama del MetLife Stadium.
Esta derrota puso de rodillas y a gritos a Lio. No es para menos. No pudo darle a su país el ansiado título que desde hace 23 años le es esquivo. Pero no sólo eso, falló en el momento que más lo necesitaba toda una nación,  millones de seguidores que lo idolatran. Falló el disparo, el primero de su escuadra, en la odiosa y cruel tanda de penales. Lucas Biglia fallaría un segundo disparo para sentenciar a la favorita a ser derrotada por segundo año consecutivo, en la misma instancia y ante el mismo rival. Chile campeón.

Pero Lionel Messi fue la noticia. Noticia a pesar de su tercera derrota seguida en una final y tres años, incluyendo  la del Mundial de 2014 ante Alemania, y su cuarta derrota en esas instancias si sumamos la final perdida la Copa América de 2007 ante Brasil.

 Vamos, en su justa dimensión Chile debería ser el protagonista por su triunfo en el año y torneo centenario del torneo más antiguo del mundo y no Messi.

El mundo lo endiosa y tiene sus razones. El rosarino es un talento único, exquisito, un mago, un genio. Pero también ha quedado corto, muy corto para ser considerado el mejor de la historia.

¿Pero cuál historia? ¿La del Barcelona?


A Pele lo recuerdan  no por lo que hizo en el Santos, ni a Maradona por lo que hizo con Napoli o Boca Juniors. No señores. Sus grandezas las demostraron con sus selecciones. Trascendieron mas allá de un club, llegaron al olimpo porque ganaron con sus selecciones. Romario es recordado por el Mundial del 94 más que por todos los goles que hizo con PSV Eindhoven y Barcelona, lo mismo que Ronaldo, quien ganó títulos a gusto con PSV Eindhoven, Barcelona, Inter de Milán, Real Madrid y Corinthians pero sumó también dos Copas del Mundo, Copa América y Copa Confederaciones a su resumé. Enzo Franccescoli es un Dios en Uruguay por los títulos de Copa América.

Messi es un jugadorazo, es de otro mundo, pero esos 11 años sin ganar nada, absolutamente nada con la Albiceleste deben pesar, y este último mucho más.

Así que para mí la noticia principal no fue Messi sino Chile, el bicampeón de América.

Post Data: La Copa América Centenario, con la final entre Argentina (1 en el ranking FIFA), y Chile (campeón y 5 en  la FIFA) atrajo a más de 1.5 millones de asistentes a todos los partidos..Más de 100 millones de personas vieron por televisión los juegos y más de 4.5 millones de usuarios estuvieron atentos al evento en las redes sociales..El promedio de goles por partido fue de 3.0....Nada mal para un torneo que para mí fue acreditado a la sede para suavizar su enojo de no haber obtenido la organización de los Mundiales de 2010, 2014, 2018 y 2022; y que probablemente no obtenga en 2026,  Aunque con esta demostración, Estados Unidos es desde ya un fuerte candidato para ser tomado en cuenta..